¿Nunca te has preguntado por qué eres diferente? ¿Por qué ciertas personas nacen con habilidades llamadas extrasensoriales o sobrenaturales y otras no?

Desde pequeña siempre me preguntaba porqué tenía la habilidad de conectar con los espíritus o porqué se me desarrolló la videncia a mi y no a mis seres queridos. Me encontraba diferente de los demás y siempre iba buscando respuestas.

También era difícil de distinguir entre lo que era mi intuición, la inspiración, la videncia, la mediumnidad, la espiritualidad, lo visionario o místico. No sabía dónde empezaba uno y terminaba lo otro.

Para mí resultaba natural tener esas visiones o mensajes de los guías, toda mi vida me han venido esos mensajes de diferentes maneras: en sueños, meditando, telepáticamente en estado de vigilia, como visiones o imágenes, a través de la escritura o el arte y a través de sincronicidades.

Lo encontraba algo natural y no lograba entender porque las otras personas no veían cómo de natural eran esas habilidades y la mayoría de veces la gente me prohibía hablar de eso o era considerado como supersticiones o sobrenatural, no natural para una persona.

Normalmente sólo percibimos el mundo a través de nuestros 5 sentidos y la mayoría de gente no sabe de la existencia del mundo espiritual. Simplemente viven sus vidas en la Tierra sin darse cuenta de que pertenecemos a un Universo mucho más grande y maravilloso.

Realmente somos seres de Luz encarnados en un cuerpo limitado por los sentidos, pero tenemos mucho más potencial de lo que la gente cree.

Muchos niños y niñas como yo, desde el nacimiento, tienen desarrolladas estas habilidades del alma, lo que demuestra que hay mucho más por descubrir aparte de lo que percibimos por nuestros sentidos o de la experiencia física ordinaria.

Mucha gente nos nombran niños índigo, cristal o arcoiris, pero lo que no saben es que todas las personas tienen estas habilidades innatas, todas las personas podemos desarrollar nuestra verdadera espiritualidad o esencia, todos podemos conectar con nuestra alma y sabiduría interior.

Para mi es una faceta ordinaria, una habilidad que he tenido desde siempre, pero para muchas otras personas simplemente lo que les ocurre es que negaron de esa habilidad, de esas facultades o ignoran que existe ese potencial dentro de ellos/as.

Negar esas habilidades es negar una parte esencial de nosotros mismos, muchas culturas a lo largo de la historia nos explican cómo han desarrollado esas habilidades a través de prácticas como la meditación, el yoga, el taoísmo, el chamanismo… Buda, los sabios taoístas o los chamanes nos cuentan cómo a través de ciertas prácticas desarrollaron esas habilidades de mediumnidad o clarividencia, pero que siempre estaban unidas a una gran comprensión y sabiduría de nuestra realidad y nuestro papel en ella.

Nos cuentan que es nuestra responsabilidad usar esas habilidades para ayudar a la humanidad y a todos los seres a evolucionar, tanto vivos como muertos, las personas que tienen esas habilidades deben aprender a usarlas a través de la sabiduría interior, en pro al bien común de toda la humanidad y todo el Universo.

Estas habilidades son un gran don que nos dan y la ley de la mentalidad nos muestra como somos nosotros mismos quienes atraemos lo que pensamos, así que debemos pensar en que somos seres de amor y Luz, seres sabios que han venido a ayudar a los demás, así que atraeremos a los seres de Luz y amor que están en el mundo espiritual para que nos ayuden también desde ahí.

Cuando entendí esto, comprendí el porqué desde pequeña se me había dado ese don, desde siempre no podía hacer daño ni mentir a nadie, me sentía mal si mentía o molestaba a alguien sin darme cuenta. No lograba comprender el porqué se metían conmigo, me sentía que amaba a todos por igual sin límites, ayudaba a todos, me hicieran daño o no, siempre acababa ayudándoles.

¿Era realmente inocente? ¿Ingenua?¿O realmente sabía expresar la personalidad de mi alma?

A lo largo de los años me he dado cuenta de que nací sabiendo conectar con mi verdadero ser, mi verdadera alma.

A lo largo de los años me he ido perdiendo buscando maestros o información aquí y allá, pero al final siempre he vuelto al origen, a la verdadera esencia.

No debemos negar lo que verdaderamente somos, unos seres maravillosos y hermosos de Luz, inmortales y sabios. Encarnamos en la Tierra para evolucionar y aprender a través de nuevas experiencias en cada vida, pero no podemos negar nuestro verdadero hogar: el mundo espiritual.

De allí venimos y allí volveremos. No existe el nacimiento o la muerte, sino que existe la transmutación, como seres de Luz y energía podemos transmutar, podemos ser más densos o más etéricos, pero nuestra esencia nunca cambia.

Entonces, si nuestra esencia nunca cambia, no podemos negar nuestro origen espiritual y nuestros dones.

A través de los Registros Akáshicos o la Terapia Regresiva al espacio entre vidas hemos podido ayudar a mucha gente a lograr ver esa esencia y darse cuenta de su verdadera naturaleza.

La naturaleza del alma siempre es espiritual, de Luz y Amor.

Así cuando conecto con los espíritus de Luz es a través de la aceptación de que todos somos espirituales, somos Luz y Amor Divino.

Cuando aceptas esa afirmación puedes conectar con tu verdadera esencia y con todos los espíritus amigos de Luz y Amor que están ahí también pero en otra densidad más sutil, en el mundo espiritual.

No podemos apreciarlo con nuestros sentidos físicos, pero si abrimos nuestro corazón y mente a la verdadera naturaleza de las cosas, a la esencia primordial que es el Akasha, el éter que está presente en toda vida, podremos conectar con todos esos seres de Luz que siempre nos protegen y ayudan en todo momento.

Siempre han estado allí, están por todas partes, lo que pasa es que no nos damos cuenta.

No podemos negar que también existen seres espirituales que provienen de la Luz, encarnan en la Tierra, pero no logran superar esas experiencias terrenales, se obsesionan, apegan o enfadan, llenos de ira y rabia al morir no logran recordar de dónde vienen, de que son Luz y se quedan errantes atrapados en el astral, hasta que puedan darse cuenta de que si se perdonan a ellos mismos podrán ver la Luz que siempre está en ellos.

Como médiums podemos también ayudarles desde aquí mandándoles amor y Luz, dándoles esperanza.

No debemos tener miedo de ellos, están perdidos y la rabia no les deja ver la verdad, ellos también han sido humanos como nosotros. Pero, si tu realmente confías en la Fuente Divina y el Amor y Luz nunca te podrán hacer daño.

Estos seres son empáticos, así que les atraen las personas que sienten como ellos rabia, odio, pena o obsesión y apego, por tanto si nos mantenemos positivos, pensamos y hablamos en positivo, con amor y verdad, además de actuar positivamente, no tendremos problemas con atraerlos en nuestras sesiones.

Simplemente es la intención que ponemos, si al hacer una sesión le pedimos a los seres de Luz que limpien y ayuden a las almas perdidas en el astral, nuestros espíritus de Luz protectores lo harán y así podremos tener una sesión tranquila y sin problemas.

Si las sesiones se hacen bien hechas no tiene que haber ningún problema. Lo importante es mantenerse enfocado en la Luz y en el Amor, para así poder llamar a los espíritus amorosos de Luz que nos protegen y acompañan en el camino.

Para comunicarnos con ellos hay varias maneras de hacerlo, pero siempre es a través del trance, un estado de relajación profunda donde nuestra mente puede conectar con el mundo espiritual.

El trance puede ser semiconsciente o inconsciente. Si es semiconsciente el/la médium se recordará de todo lo sucedido pero si es inconsciente se llama sonambulismo y el/la médium no se recuerda de nada, aunque normalmente todos los o las médiums lo hacen semiconsciente.

Hay varios tipos de trance y habilidades mediúmicas.

Desde el trance filosófico donde el/la médium da un discurso filosófico para todo el mundo que quiera escuchar, donde los espíritus de Luz nos enseñan con su sabiduría infinita hasta el trance evidencial donde vienen espíritus familiares o guías espirituales de la persona que pregunta dudas concretas con respuestas concretas.

Cada médium lo hace a su manera, pueden hacerlo a través de la escritura automática, a través del arte (trance art), telepáticamente o por mensajes o visualmente o por imágenes en la mente del o la médium.

Si el médium también es psíquico o clarividente puede recibir también mensajes o visiones de tu pasado o vidas pasadas, del presente o de tu futuro, previniendo de posibles obstáculos o dando recomendaciones para tu camino a seguir.

Como veis, hay un sinfín de posibilidades a la hora de contactar con el mundo espiritual, ya sea a través de la mediumnidad o por la terapia regresiva en el espacio entre vidas, donde también puedes contactar con los guías de Luz y recibir visiones y mensajes.

A lo largo de estos años he aprendido mucho sobre las técnicas y maneras de poder contactar con los espíritus o guías de Luz y este mes vamos a dar un curso introductorio para poder empezar a practicar sin problemas y poder desarrollar vuestras habilidades innatas que todos tenemos.

Con sencillos ejercicios y meditaciones prácticas que he ido aprendiendo en lugares tan emblemáticos como el famoso Arthur Findlay College de Inglaterra, el colegio espiritualista más famoso del mundo, podréis aprender estas técnicas también para empezar tanto a recibir mensajes como sanación de vuestros guías de Luz.