LOS DEMONIOS INTERNOS Y DEMONIOS EXTERNOS

En esta parte de los bloqueos, vamos a hablar sobre todo de los demonios tanto internos como externos que nos podemos encontrar y que nos pueden bloquear el camino espiritual que tenemos, hacernos enfermar o provocarnos malestar. Esta área, es la que siempre encuentro más complicada en mis lecturas, por tanto, siempre he investigado y estudiado en diferentes culturas y religiones para ver y entender mejor el mundo de los espíritus, los diferentes tipos que podemos encontrar y cómo luchar contra ellos. Las respuestas las encontré finalmente gracias a la filosofía y Medicina Tibetana, sus explicaciones concuerdan también con mis propias experiencias, además hace miles de años que la Medicina Tibetana lleva estudiando el tema y clasificando estos tipos de espíritus o demonios, tanto internos como externos, tal y como veremos a continuación.

demonios internos y externos

   

DEMONIOS MENTALES

En este apartado comprenderemos de donde vienen todos esos demonios mentales que la mayoría de la gente teme. Son demonios que nos causan o provocan desequilibrios o enfermedades mentales y que cuestan mucho de curar, al no comprender la medicina moderna la causa que los provoca: demonios mentales.  

En mis cursos muchas veces la gente viene cargada con algún tipo de energía negativa o espíritus, pero normalmente no saben de dónde salen exactamente estos espíritus y la mayoría de las veces piensas que te han venido a través de otras personas, de magias o hechizos. Para entender mejor de dónde vienen exactamente, encontré las mejores enseñanzas en la Medicina Tibetana.

La Medicina Tibetana, es la única medicina oriental que aún preserva la medicina del cuerpo sutil y explica que las causas de las enfermedades también pueden venir de un plano más sutil, de demonios o entidades que interactúan con nosotros. Este tipo de enfermedades, causadas por espíritus o fuerzas invisibles, las llaman “provocaciones de espíritus”. En la Medicina Tibetana, existen cinco capítulos especialmente de las enfermedades causadas por los espíritus, tres de ellos son sobre los demonios que causan enfermedades mentales.

En las dolencias causadas por fuerzas invisibles, encontramos estos capítulos donde se explica también los espíritus que los causan:

Capitulo 77:  espíritus elementales, (Byung-Po’i gdon). Estos invaden la psique, hay 18 tipos, Y tienen rasgos específicos.

Los espíritus elementales viven en la naturaleza, sobre todo en sitios donde hay agua y no les gusta que los molesten. Si involuntariamente los molestas pueden enfermarte gravemente o producirte enfermedades mentales o malestar.

Capítulo 78:  espíritus locos o rabiosos (sMyo-byed-kyi gdon). Sólo en conjunción con aberraciones de venenos (los tres venenos son la rabia, la soberbia y la ignorancia), humores (según la Medicina Tibetana son viento o rlung, fuego o mkhris pa y tierra-agua o bad kan) o emociones negativas.

Estos espíritus llevan mucha energía negativa acumulada de rabia, soberbia o ignorancia y atacan a personas que sienten lo mismo que ellos aumentándoles la rabia y emociones negativas provocando mucho malestar e inestabilidad emocional a la persona.

Capítulo 79:  demonios de amnesia (brJed-byed-kyi gdon). Estos son literalmente demonios que provocan olvido de memoria.

Estos espíritus les gustan poseer a las personas y borrarles la memoria para que hagan lo que ellos desean y olviden su misión o propósito en la vida, provocando que la persona se convierta en un zombi o no tenga rumbo en la vida.

Capítulo 80:  demonios espíritu-serpiente (kLu’i gdon). Estos causan lepra o problemas de piel.

Estos demonios según las escrituras antiguas provocaban los problemas de piel como la lepra, sobre todo.

Todos estos demonios causan diferentes desórdenes psíquicos y son llamados en tibetano “gdon”. Traducido sería como fantasmas, espíritus demoniacos, o demonios. La palabra demonio trae a la mente imágenes de diabólicas criaturas o criaturas mitológicas o no reales.

Normalmente se engloban dentro de la filosofía, religión o cultura, pero no medicina. La Medicina Tibetana es la única medicina que también engloba en sus estudios la explicación y el tratamiento contra estas fuerzas invisibles. Por eso he encontrado de suma importancia explicarlo también en mis cursos y talleres.

¿Qué son esos demonios?

Para los tibetanos, demonio es un es un término simbólico. Representa un amplio rango de fuerzas y emociones, las cuales son normalmente dentro del control consciente y las cuales impiden el desarrollo y crecimiento espiritual.
Los Lamas a menudo comparan el crecimiento de estas fuerzas negativas en contra el practicante, que está intentando de refinar su conciencia ordinaria, con la situación en un país donde la gente quiere un cambio positivo y Las fuerzas del gobierno hacen lo imposible para impedirlo. Por lo tanto, entonces, en un sentido psicoanalítico, estos demonios están en el rol idéntico, intentando de obstaculizar los mensajes o sugerencias del Yo Superior o de tus guías espirituales o Registros Akáshicos.

Además, estos demonios son principalmente asociados con una multitud de oscurecimientos mentales y emocionales. Entre estos tipos de demonios, hay principalmente dos importantes: los nacidos de la esperanza y los nacidos de la duda. Y estos, también nacen de la ignorancia básica que radica en la ilusión de un Yo permanente. Nuestro Yo es impermanente, nos aferramos a nuestra individualidad siempre que encarnamos, aunque sabemos que no permanecerá para siempre. Al morir y volver a la Fuente Divina, de donde provenimos, la Unidad, no reconocemos ese estado de consciencia en unión completa con la Fuente Divina y el Todo, no aguantamos mucho tiempo sin que nuestro Yo quiera volver a sentir ese sentimiento de individualidad y eso nos hace separarnos otra vez da la Fuente Divina y de la unión con el Todo, ya que en la Fuente Divina se está desprovisto de Ego o consciencia individual. Así pues, la personalidad humana con su consciencia individual, la dualidad de la mente y las leyes kármicas, nuestros deseos por cumplir o ambiciones personales, terminan aflorando otra vez, lo cual hace que deseamos volver a bajar para seguir experimentando nuestra individualidad y aparentemente control en el mundo terrenal, alejándonos de la unión con el Todo y la Fuente Divina otra vez o el llamado: estado de consciencia iluminado.  

Este aferramiento al ego es la causa de todas los prejuicios, miedos y dolor en el mundo. Es el tema central en el budismo.  Muchos de estos demonios pues, son proyecciones mentales, e indican un estado de la mente centrado en el beneficio personal y acciones viciosas. Mientras, un estado iluminado de la mente indica un estado de mente contemplativa y sabia, un estado de consciencia en unión con el Todo o la Fuente Divina.

Es la eterna lucha entre la Luz de la sabiduría y la ignorancia del Ego. Volvemos a la Tierra en busca del estado que ya teníamos en el Cielo o Reinos Superiores, pero si en vida no hemos conseguido encontrar ese estado de unión con el Todo, tampoco en la muerte lo lograremos, terminaremos deseando volver otra vez a reencarnarnos, y así una y otra vez, atrapados en la rueda del Samsara, hasta que encontremos finalmente otra vez la Unión con el Todo, que paradójicamente ya teníamos desde el principio.

La vida según los budistas es un regalo y no una condena o infierno y debemos aprovechar cada momento de esta vida con alegría y felicidad.

Cuando los humanos no encuentran esta felicidad, empiezan a sufrir inmensamente, este sufrimiento se puede volver en contra de ellos al morir, ya que entonces su dolor les impedirá irse y reunirse con sus seres queridos en la Luz y la Fuente Divina. Entonces, se quedarán en una dimensión más inferior, el reino de los espíritus, recreándose en su sufrimiento y dolor que tuvieron en vida.

En el reino de los espíritus hay dos tipos de espíritus que podemos encontrar:  los espíritus que no dañan a nadie pero que sufren ellos mismos, y los espíritus atormentados, errantes, que vagan por el universo en estado de agitación y infelicidad, infligiendo daño habitualmente. Estos últimos normalmente son llamados demonios externos. Son los que pueden tener relación con las enfermedades mentales y el desequilibrio interno, ya que estorban el equilibrio interno de la persona. Las emociones negativas, nuestros demonios internos, pueden atraer estos espíritus. Un ejemplo puede ser los espíritus elementales que pueden causar enfermedades mentales o esquizofrenia. Acciones o emociones negativas pueden molestarles, y ser atacado por estos espíritus elementales da como resultado estas enfermedades mentales, fiebres, Etcétera.

Todas estas entidades demonios o fuerzas negativas y rabia provocan a la persona efectos negativos o malestar. Todo nuestro mundo es impermanente, es una manifestación dinámica de vibraciones, nada es temporal, todo está cambiando, todo el universo es un inmenso campo electromagnético de energía. Nuestra condicionada existencia consiste en radiaciones de vibraciones energéticas interactuando en concordancia con el balance Kármico.

Por lo tanto, de acuerdo con estas interpretaciones, estos espíritus o demonios es un resultado directo de venenosas o malas vibraciones kármicas.  Cada ser tiene una existencia apropiada según su karma, según su vibración debido a los actos, palabras o pensamientos que, ha tenido en la vida, su existencia será acondicionada aquí en la tierra o después de la muerte en otras dimensiones. Según el karma o la rueda del karma o Samsara, constantemente renacemos, espíritus, humanos, animales, etc., según nuestros pensamientos, emociones, y acciones que tomamos.

Por lo tanto, nuestras proyecciones negativas, estas fuerzas oscuras en nosotros, nuestros demonios internos, que a veces no podemos admitir conscientemente, serán proyectadas posteriormente o devueltas a nosotros ya sea en esta vida o cuando dejemos este mundo. Si no trabajamos ahora que podemos y evitamos estas fuerzas y pensamientos negativos, cuando dejemos este mundo nos convertiremos en espíritus amargados y errantes, tal y como he dicho anteriormente, una proyección de lo que somos. Si en cambio, proyectamos nuestra luz interior, bondad y sabiduría al exterior iremos a los planos más iluminados o superiores o reencarnaremos en una vida mejor para seguir trabajándonos.

Por lo tanto, estos demonios internos y externos están completamente interrelacionados, la gente que en vida era amargada, negativa o sentía pena, en la muerte lo sentirá mucho más y no podrá avanzar como alma, quedándose en el reino de los espíritus hambrientos, haciéndose daño a sí mismo o a los demás seres sintientes.

Las fuerzas oscuras en nosotros mismos son demasiado horribles para admitirlas, lo veo constantemente en mis cursos, cuando explico la teoría la gente afirma entender, pero después me preguntan:

– ¿Por qué no puedo conectar con los Registros o me cuesta tanto?

Simplemente, porque para conectar con los registros nuestra consciencia debe estar limpia, no criticar, no cuchichear ni hablar demasiado es muy importante, sino después del curso vemos como todo eso se proyecta otra vez en contra de nosotros.

Los guías de los registros son muy explícitos en eso, si perciben que hay algún tipo de maldad o mala intención no te dejaran entrar hasta que te limpies completamente o hagas un trabajo interno de limpieza profunda. Por eso, siempre recalco que es muy importante mantenerse uno limpio, centrado y con la consciencia pura, sino son nuestros propios fantasmas o demonios que nos bloquearan nuestra vida y nuestra conexión. Tenemos que mantenernos firmes, bien enraizados en Tierra, bien enfocados y con la consciencia pura, limpia y confiar en nosotros mismos y tener fe en nuestros guías y en la Fuente Divina para poder conectar bien. Si en el curso o en las primeras sesiones no logras conectar, no te preocupes, quiere decir que primero debes hacer un trabajo interno tú mismo. Utiliza los Registros, el protocolo específico y las meditaciones para limpiarte primero profundamente hasta que logres tener más autoconfianza y fe en ti mismo. Cuando te sientas otra vez seguro y con fe, entonces será ya el momento de continuar con el trabajo con los Registros ayudando a los demás. Pero, para ayudar a los demás siempre primero debes sanarte a ti mismo y mantenerte limpio y en equilibrio constantemente, sino verás que no podrás concentrarte y no te conectarás bien con los registros. Utiliza los Registros regularmente como un trabajo interno para limpiarte y conectar con tu Yo Interior y ver lo que realmente siente y necesita, muchas veces el Ego nos nubla la mente y no vemos la realidad. Por eso, están los Registros, para ayudarnos a avanzar en esta vida, son una luz en tu camino.

En relación a los fantasmas, pues, son las improntas de nuestros hábitos o patrones mentales, que están tan firmemente arraigados y que nos cuesta mucho eliminarlos, ya que siempre están constantemente proyectándose a nuestra mente. Esto es lo que también produce la distorsión de la percepción de la realidad y comportamientos inapropiados. Lo que provocará que no seamos capaces, a veces, de conectar con los registros.

En realidad, los guías de los Registros son muy sabios, si lo paras a pensar, cuando estamos en este bucle de pensamientos y patrones negativos no te dejaran entrar. Los Registros Akáshicos se deben mantener limpios y si no estás preparado, no estás bien o te sientes débil, primero debes descansar, recuperarte o limpiarte primero, hasta que te encuentres lo suficientemente limpio y puro y fuerte como para conectar sin ningún problema. Pensad que es también una protección para nosotros, ya que si estamos débiles podemos coger energías negativas que nos hagan enfermar o sentir malestar. Con eso podéis estar tranquilos, vuestros guías os avisaran. A mí personalmente, por la noche, algunas veces me dicen que no haga Registros, que lo deje para mañana, ahora toca dormir y descansar.

En cuanto a los demonios, desde otro punto de vista, estos demonios dicen también ser explicados como los arquitectos negativos del inconsciente colectivo. Jung mantenía que el diablo venía del inconsciente colectivo y que es ese inconsciente colectivo quien nos posee a nosotros. La naturaleza verdadera de estos demonios es la vacuidad.  No tiene naturaleza propia como tales. Milarepa, el gran Yogui del Tíbet, primer Buda iluminado del Tíbet se encontró con el mismo contratiempo:

Un día Milarepa, dejó su cueva de meditación para ir a buscar un poco de leña. Volviendo, se encontró algunos demonios sentados en su cueva y tentándolo a él. Milarepa probó todo lo que podía pensar para dominar y vencer estos demonios. Primero probó de aplacarlos con las deidades locales, después usó la meditación con mantras, pero ellos continuaban atacándole. De pronto, se percató y dijo:

-A través de los agradecimientos a Marpa (su gurú, maestro), yo ya me he realizado completamente de que todos los seres y fenómenos están en la propia mente. La mente por sí misma es transparente y vacía. – Con eso, los demonios desaparecieron”.1

Referencia de Bibliografía Clifford, Terry. Tibetan buddhist medicine and psychiatry. Pág. 152.

Con este ejemplo, podemos ver cómo Milarepa logró vencer a los demonios, simplemente transmutando sus emociones y pensamientos negativos. Es con nuestras emociones o pensamientos negativos que atraemos y creamos estos demonios, por tanto, la causa de estos demonios está en nuestra mente. Si logramos controlar la mente y las emociones o pensamientos negativos, nosotros nos podremos proteger de estos demonios o de las influencias negativas y deshacernos de ellos.

En todos estos años me he dado cuenta de esto en seguida, ya que la gente positiva y alegre no tenían casi bloqueos y estaban bien, mientras que la gente con patrones o emociones negativas siempre tenían muchos bloqueos, impedimentos o pensaban que les habían hecho algo, les habían enviado magias, maldiciones, espíritus, etc.

De hecho, no solo Milarepa pasó por esta prueba en el camino a la iluminación, también lo explicaron Buda y Jesús: como el demonio también les intentó tentar y tentar hasta que se dieron cuenta que era su mente la que tenían que apaciguar.

Si tú estás en equilibrio interno estarás en equilibrio externo también, tal y como hemos ido repitiendo.

Todos estos demonios o emociones negativas sólo te pueden afectar cuando tu mente está inestable, débil o cargada de emociones y patrones negativos, cosa que no deja que la mente esté integrada y en calma.

Con eso, damos a entender que cada persona, dependiendo de su estado emocional tendrá un tipo u otro de demonios. Si te domina la rabia, encontrarás demonios rabiosos; si te domina los celos, encontrarás demonios celosos; si te domina la pena y depresión, encontrarás demonios o espíritus suicidas. El estado de tu mente es el que invocará estos demonios o espíritus. Por eso, recalco lo importante que es limpiarte constantemente y mantener la mente en calma. Por eso, la base de todo es aprender la meditación o calma mental. Cuando estés más irritado o cansado no hacer registros, sino meditar o limpiarte tu primero, es esencial. También es importante ir haciendo terapia constantemente, intercambios con los compañeros y compañeros o amigos de otras terapias está muy bien también.

Algunos espíritus negativos también pueden ser creados en el momento de la muerte, estos son los fantasmas o espíritus de los muertos. Según el budismo, la conciencia que deja a la persona, después morir, está mucho más afectada por el estado mental en el momento de la muerte. Si la persona tiene pánico, por alguna razón, rabia, miedo o fuertes apegos; el pánico o la energía negativa en concreto se proyecta de manera más densa creando un fantasma.

Sobre todo, si la persona está muy apegada a sus bienes o riquezas, por ejemplo, al morir, en vez de irse su consciencia a los planos intermedios o superiores antes de volver a reencarnarse, parte de esta consciencia se convierte en un fantasma, el cual se agarra a sus bienes o riquezas interfiriendo con la gente que recibe el dinero o riquezas. Si la persona está muy apegada a su familia, hijos, pareja, etc., entonces puede engancharse o acechar a su familia querida e interferir en sus vidas.  

Las muertes por suicidio o muertes traumáticas repentinas, también son muy poco propicias por que intervienen apegos negativos y pánico, la persona no está preparada para morir aún y a menudo pueden convertirse en fantasmas, no dejando que la familia descanse en paz.

Otros tipos de entidades negativas o demonios también son aquellos creados a propósito como proyecciones negativas de algún mago. Personas con poderes psíquicos, magos negros, que pueden manipular las fuerzas cósmicas en su provecho o para dañar a otros seres humanos o enfermarlos, estos son los fantasmas malditos y diabólicos. Las personas que proyectan estas fuerzas malvadas, a diferencia de los seres espiritualmente realizados, tienen un ego muy fuerte y pasiones egoístas y usan su poder para propósitos malvados creándose muy mal karma. Estos poderes, nunca deben ser usados con fines egoístas, estos poderes se desarrollan mientras uno sigue el camino de la iluminación y deben ser usados como herramientas de sabiduría y compasión. Normalmente, son personas que, en algún momento de su vida o vidas pasadas, desarrollaron estos poderes para que ayudaran a los demás seres, pero en vez de hacerlo, hicieron abuso de estos poderes en su propio beneficio o para fines malvados. Es por eso que, en el budismo, estos tipos de poderes psíquicos o tántricos son cuidadosamente guardados para que no caigan en malas manos.

Del mismo modo, los guías de los Registros Akáshicos tampoco te darán mucho poder o conexión si no ven claramente que tu mente es pura y bondadosa y no hay indicios de maldad o tendencia a la manipulación o critiqueo. Es muy importante mantenerse neutral en los Registros Akáshicos. No se vale eso de hacer el curso y luego en la vida diaria criticar a todo el mundo, un buen practicante no entra en el juego de la crítica o prejuicio contra otros, ya que es muy importante mantenerse neutral y no prejuzgar para poder entrar en los Registros, si no mantienes tu mente neutral y en calma, finalmente el Ego te vencerá y tus demonios afloraran, interfiriendo en las lecturas y no poder conectarte con los Registros. Entonces, acaban muchas personas prejuzgando ellas las respuestas en vez de canalizar la Verdad Divina. Cuanto más puro y compasivo te mantengas más canalizarás y más poder te darán los guías de los Registros para poder ver mejor en tus lecturas las respuestas adecuadas a cada persona.

No se puede permitir en ninguna manera que personas utilicen o ensucien los registros y hagan daño a los demás o los utilicen en su propio beneficio. He visto que cuando la gente viene a los cursos con otras intenciones que no sean con humildad y fe en la Luz, los guías no permitirán que se conecten con los registros hasta que se hayan trabajado ellos personalmente y hayan purificado su mente e integrado su consciencia con la Fuente Divina. La integración de la consciencia con la Fuente Divina significa el dejar tu individualidad, control del Ego, por la Unidad con la Fuente Divina y todos los seres vivos, dejar tus deseos propios o beneficio personal por el crecimiento espiritual y ayudar a todos los seres sintientes a salir también de la rueda del karma y del sufrimiento (los tres venenos del sufrimiento son la rabia, el ego o soberbia y la ignorancia). Una vez sales de esta rueda del karma o del Samsara, según el budismo, puedes alcanzar el despertar de tu consciencia o iluminación. Salir de esta rueda del karma, por lo tanto, la opción es tuya.

Los Registros Akáshicos no sólo es una lectura para ayudar a las personas, sino que te da la llave para poder entender y salir de tu rueda del karma y sufrimiento, para sanar tu karma por fin y poder realizar tu misión aquí en la Tierra, como todos los demás, que es la de ayudar también a los demás a salir del sufrimiento.

SI PREDOMINA LA MENTE NEGATIVA

Si predomina nuestra mente negativa, nos encontraremos con más energías negativas con las que tendremos que lidiar, nuestros demonios internos y los demonios externos que atraeremos.               

si predomina la mente negativa

SI PREDOMINA LA MENTE POSITIVA

Si predomina nuestra mente positiva y meditamos regularmente para mantener la mente en calma, en cambio, podremos alinearnos bien con la Luz Divina, sentirnos más alegres y felices y, por tanto, atraer la prosperidad en nuestra vida y en la de los demás.

Si predomina la mente positiva

 

 

Sandra Sogas

Referencia de Bibliografía Clifford, Terry. Tibetan buddhist medicine and psychiatry. 

Te invito a unirte a mis Webinars – Charlas Online Gratuitas

Cada mes estaré realizando Webinars o Charlas Gratuitas Online sobre temas relacionados a los Registros Akáshicos y otras terapias, además de que también pueden proponerme temas para tratar. Solo tienes que registrarte aquí y te enviaré la invitación al Webinar cada mes con los detalles .

Mis guías y maestros me han enseñado técnicas y métodos para que todo el mundo pueda acceder a estos conocimientos, tenga el trabajo que tenga, tampoco no hay límite de edad, no importa si no sabes nada sobre el tema, lo importante es que despiertes a la consciencia.

Si, quiero