Que decir sobre ello, tan solo deciros que esta nueva-vieja ciencia, por catalogarla de alguna manera, es extraída de las viejas tradiciones orientales contemplativas o meditación, y está integrada en las ciencias de la salud en occidente.

La combinación de lo moderno y lo antiguo ha derivado en esta técnica que tanto éxito y divulgación está teniendo.
Hay algunas descripciones o definiciones muy interesantes en muchos libros, pero me gustaría expresarlo a mi manera y en un lenguaje simplificado, luego hablaremos sobre ello y alguna cosa más que seguro les agradará, al menos eso intento.

Yo lo expresaría: es ejercitar nuestra conciencia, de modo que podamos llevar la atención intencionadamente a la experiencia del momento presente en el que estamos, percatándonos de ella, de cómo es en realidad, sin juzgarla, sin evaluarla, ni catalogarla.

Esta atención va dirigida tanto fuera de nosotros, como sería el caso de una conversación o contemplar estrellas, o hacia dentro nuestro, examinado nuestros sentimientos y las sensaciones internas que tengamos.
Evitamos de esta manera, reaccionar de manera automática en muchas situaciones cotidianas, como suele ser costumbre, llevados por impulsos o sentimientos, sin una reflexión previa ni tener conciencia plena del momento presente que vivimos.

Tenemos que tener presente que tomar conciencia y dirigir la atención no son cosas iguales, ya que una de las funciones de la conciencia es dirigir la atención.

Además, todo lo que es consciente ha sido atendido, pero no todo lo que se ha atendido o pensado se hace consciente.

Este enfoque, en nuestro quehacer diario, nos permite aceptar las cosas tal y como vienen, haciendo del acontecimiento una oportunidad.

Esto se logra desactivando esas reacciones automáticas, o mientras estamos centrados en el acontecimiento que nos atañe, no dejamos que nos dañen las emociones que puedan perjudicarnos o llevarnos al error; tampoco dejamos que nos dominen y, por tanto, podemos actuar en consecuencia o, al menos, discernir que opciones se nos presentan para escoger con mayor entendimiento.

De esta manera, nos aporta un equilibrio en nuestro quehacer diario, ya sea a nivel cognitivo, emocional o de otra índole.

¿Quiere decir esto que no podemos pensar en un futuro o ponernos unas metas?

La respuesta es sí, podemos y debemos enfocarnos, motivarnos para ello.

El problema surge cuando ponemos todo nuestro énfasis en ese objetivo futuro y olvidamos lo que hacemos en el presente para lograr ese futuro.

Dejamos de vivir ese presente para alcanzar esa meta futura y por tanto nuestra vida está enfocada o, más bien diría, nuestra mente está enfocada en una vida futura y se olvida de disfrutar el presente, con lo cual nos transformamos en autómatas que repiten una secuencia diaria, al mismo tiempo si no conseguimos alcanzar ese futuro deseado en unos plazos previstos acabaremos en una frustración, o el exceso de ese enfoque o obsesión también nos puede apartar de esas meta soñada.

Reconocer lo que es perjudicial para ti, ya sea pensamientos pasados o acciones futuras, hacerlo o no hacerlo, es la acción o consciencia. Simplemente no dejar que la mente se vaya en la dirección equivocada si no en la dirección correcta para encontrar el bienestar y la felicidad.

Observar porque vuestra mente se va hacia el futuro, si es por miedo a la muerte, una pérdida o acontecimientos preocupantes.

Es tu propia mente la que debería observarse a sí misma, atención plena en Mindfulness.

Mindfulness es importante pero más importante es ser consciente de esto, del grado de atención superior que nos aportaría, por ejemplo, una meditación más analítica.

Meditar una hora para relajar la mente está muy bien, pero si no vas un paso más lejos no entenderás el porqué de las cosas, de las acciones a realizar, fruto de esa atención.

Es como ir conduciendo: el Mindfulness nos hará estar alerta y atentos a todo lo que nos rodea, pero si por ejemplo sospechamos que estamos en riesgo de accidente necesitamos algo más; es llevar a la mente a una acción superior, la cual nos permita pasar de ese estado de alerta o atención a un estado de acción previa a un análisis de la situación, que nos permita realizar la acción más adecuada al respecto.

Ahora me gustaría ponerles un sencillo ejercicio para su beneficio, ya que el Mindfulness es un tema tan amplio que necesitaríamos un libro para hablar de ello y solo rascaríamos los aspectos esenciales del tema.

EJERCICIO: Sólo Ser.

Este ejercicio no les llevará apenas un suspiro de tiempo, estén un minuto de su tiempo en completo silencio, sin hablar, sin hacer nada, simplemente estar ahí.

Luego realícense las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué es lo que he notado?
  2. ¿Me he distraído con mis pensamientos?
  3. ¿Qué pensamientos me han venido a la mente?
  4. ¿Alguno de estos pensamientos ha causado malestar, o me he aferrado en exceso a él?

El objetivo de este ejercicio es que ustedes vean cuanta atención han prestado a sus propios pensamientos.

Probablemente, la mente se les iba por todos lados. La mente puede plantearse decir cosas como:
• “¿Que estoy haciendo?”
• “Menuda locura”
• “¿Cuánto tiempo falta?

Al mismo tiempo, les puede traer imágenes del pasado o incluso futuro.

Como ven, tenemos una herramienta muy potente a nuestra disposición, pero de difícil manejo. En la mayoría de los casos, son los pensamientos, emociones, deseos, etc…, los que nos controlan más que nosotros a ellos. Y eso no debería ser así.

Aprender Mindfulness es aprender a sintonizar con la vivencia en sí misma, es como ejercitarse en “surfear la realidad” (M. Villa, 2017), a navegar o fluir a favor de la corriente, no en contra.

Pero, no es dejarse llevar o remar a nuestro favor, sino tener la mente suficientemente clara (vacía de vicios o prejuicios aprendidos) y observar el curso natural de las cosas, para poder ser feliz delante de cualquier circunstancia.

A veces interferimos tercamente en el curso natural de las cosas por no tener la mente suficientemente clara y en calma. Por eso, es importante aprovechar el momento para reconducir esa energía del momento en favor del todo, en favor de la felicidad.

Espero les haya servido de ayuda este pequeño escrito y les haga reflexionar sobre el tema.

Para saber más sobre el tema pueden contactar con nuestros colaboradores expertos o leer más del tema en la siguiente bibliografía:
• Manuel Villa, “Mindfulzen, del Mindfulness al zen, de la incertidumbre a la serenidad en 4 pasos”, impreso por CreateSpace para Amazon.com Company, 2017.
• Florian Lauda, “Tibetan Medicine and Mind Training”, Osutoria Publishing, 2012.

Son libros que aparecen en nuestras vidas cuando más lo necesitamos y nos dejamos fluir en esta corriente de energía que comentamos, la atención plena nos permitió ver las señales y disfrutar de ellos.

Os deseamos lo mejor a todos.

Espero que a partir de ahora estéis atentos a las señales y el flujo de energía en vuestras vidas.

Un fuerte abrazo
Luis Antonio García y Sandra Sogas

Te invito a unirte a mis Webinars – Charlas Online Gratuitas

Cada mes estaré realizando Webinars o Charlas Gratuitas Online sobre temas relacionados a los Registros Akáshicos y otras terapias, además de que también pueden proponerme temas para tratar. Solo tienes que registrarte aquí y te enviaré la invitación al Webinar cada mes con los detalles .

Mis guías y maestros me han enseñado técnicas y métodos para que todo el mundo pueda acceder a estos conocimientos, tenga el trabajo que tenga, tampoco no hay límite de edad, no importa si no sabes nada sobre el tema, lo importante es que despiertes a la consciencia.