Relaciones Espirituales

 

Mis más cordiales saludos, otra vez les invito a compartir un ratito más de su tiempo. En esta ocasión me gustaría hablar un poco de las relaciones entre almas y sus comunidades o grupos. No hablaré ni describiré esos grupos, pero espero que les sea interesante lo que vamos a tratar.

 

Cuando estamos en el plano etérico inferior, nuestro espíritu se puede reunir con nuestros guías, y repasar lo acontecido en la vida que acabamos de dejar, ver nuestros aciertos y errores y cómo subsanarlos. Es en este plano donde trabajamos espiritualmente , y nos desarrollamos tanto individualmente como en comunidad, puesto que es una parte muy importante de nuestra evolución, y aprender a tener empatía con otras almas es pasar a tener desarrollo colectivo.

Este desarrollo colectivo es puesto a prueba cuando encarnamos en el plano físico en desafíos kármicos, que nosotros mismos, bajo supervisión de nuestros maestros los planeamos antes de bajar. Planeamos bajo su tutela el continente donde encarnamos, raza, etnia, o lo que consideremos adecuado para aprender y desarrollar nuestro espíritu a su máximo potencial, es por eso por lo que siempre digo:

 Pensar abajo como lo harías arriba, y veréis cómo las cosas, situaciones son diferentes a los que nuestras emociones y sentidos nos dicen.

Como ejemplo de prueba nombraré una serie de situaciones, que se han podido dar a lo largo del tiempo y en diferentes lugares de nuestras reencarnaciones, y todo para prepararse para que nuestra pareja y nosotros podamos estar en plena sintonía y armonía, con la cual disfrutar una vida plena de amor en su máxima plenitud y pureza.

Imaginemos el amor en el amanecer del hombre, en que todo era supervivencia y en la cual pertenecemos a una tribu o pequeño clan, en el cual los más fuertes usan a nuestra pareja a su antojo y luego nos la devolvían. Es una forma de amor tortuoso.

Ser un esclavo o sirviente en una época de la edad del bronce, o hierro, en la cual estábamos enamorados del señor o alguien fuera de nuestro estatus, y en la cual le declarabais el amor y esta moría al poco tiempo en batalla. Es una forma de amor vetado, o prohibido.

Podemos hablar de amores crueles, en la cual nos casaron a la fuerza con alguien de otra casa y estábamos enamorados de otro, y este se suicida o termina muerto en duelo.

 

El amor de los héroes, cuando nuestra pareja se sacrifica para salvarnos la vida, interponiéndose entre unos asesinos y tú para que puedas escapar.

El amor por celos, en el cual matas a tu pareja llevado por la ira y los celos, al ser acusada y difamada injustamente en una sociedad puritana del siglo XVIII.

O el amor que en muchas ocasiones hemos visto en la televisión o cines, el cual un soldado dado por muerto o desaparecido regresa a casa y su esposa se ha casado con otro, y este ha de respetar ese compromiso y adaptarse a las normas sociales que lo rigen. La aceptación de la pérdida y el saber reponerse de esta.

Amor por tu animal de compañía, porque a veces son almas muy afines o incluso maestros o familiares, que escogen esa manera de vivir para estar a nuestro lado y apoyarnos de esa manera. Algunas incluso nos enseñan lecciones o nos pueden activar sentimientos que teníamos escondidos. Un amor de absoluta fidelidad.

Un último amor que explicaré sería aquel en el que estás enamorado o enamorada, y por proteger a esa persona o evitar un matrimonio nefasto, decides meterte en un convento para servir a Dios y el prójimo, renunciando a la persona que amas por el bien de los demás, anteponiendo tus deseos al de tu amor y el de los demás.

Todas estas experiencias han servido aprender y prepararnos hoy en día para fortalecer nuestros vínculos con nuestros compañeros espirituales. Esas experiencias fueron dadas a lo largo de las múltiples reencarnaciones, ya sea disfrutando en ocasiones de vidas felices con nuestra pareja espiritual, en una vida larga y plena, o bien siendo destruidos por nuestra pareja, o nosotros mismos nos hemos encargado de destruir la relación en aquella vida. De todas estas experiencias, buenas o malas hemos aprendido, y esto nos ayudará a discernir, analizar y razonar mucho mejor nuestra relación actual o futura que se nos pueda presentar, ya que disponemos de un aprendizaje muy extenso de nuestras vidas pasadas.

Podemos encontrarnos, y, de hecho, conozco personas que se han dado el caso de encontrarse en un determinado momento con su pareja espiritual y no ser capaz de aceptarla tal cual es, ya sea porque su canon de belleza no se ajusta a nuestras expectativas actuales, o su estatus social no nos convenía. Llevados por nuestro ego y vanidad, que en muchos casos se ve dado por disponer de un cuerpo bello o estatus social elevado, rechazamos a esa persona, aunque sintamos una gran conexión o incluso tengamos unos sentimientos fuertes hacia esta. Nuestro ego es alimentado por otras personas que si tienen esos cánones y que satisfacían nuestras necesidades sociales y que finalmente acaban casadas con esa persona, y al final se dan cuenta que perdieron la oportunidad de ser felices plenamente y a su máximo potencial.

Estar con la persona equivocada no es una pérdida de tiempo, es posible que todo haya sido preparado o programado en el mundo espiritual, para aprender cierta lección.

Esa misma alma nos la podemos encontrar en otra vida, con otro rol muy diferente, aunque siempre percibiremos que somos afines al mismo grupo de almas, es como cuando tenemos la sensación de que habíamos conocido a esa persona anteriormente y no recordamos donde la hemos podido conocer. Es muy posible que ustedes sientan celos o se sientan incomodas con algún familiar, o amigo cuando se aproximan a su pareja, y no sepan porque tienen esa sensación. Es muy posible que esa persona tuviera una relación con su pareja en otra vida y que ustedes rechazaron en aquella ocasión o les fue negado el amor por compromiso social, o les fue arrebatado por sucesos. Su alma reconoce esas vivencias, y ese aprendizaje nos sirve para pulir nuestras habilidades sociales y capacidad de ver las cosas como son en realidad, y por tanto encontrar nuestro amor en su máxima expresión cuando estemos preparados para ello.

El amor es muchas cosas, pero antes de continuar siempre hay que tener presente que tenemos una conexión mental con nuestra pareja espiritual, sea cual sea el rol que desempeñe en nuestra vida o vidas anteriores, no solo es un cariño, ya que puede tomar muchas maneras de manifestarse, sea como amistad, o como otro rol, sin amistad no puede existir el amor, cuando esta llega a un punto muy elevado de comprensión, aceptación y respeto se manifiesta el amor. Solo con la aceptación de las imperfecciones de la otra persona o compañero espiritual nos hace crecer y ser mejores de lo que somos, es ahí donde se manifiesta el amor en su mayor esplendor.

Es en este punto, cuando podemos entender que el amor hay que trabajarlo, que no es simplemente encontrarlo y ya está, requiere esfuerzo como cualquier trabajo, y por tanto una constancia a lo largo del tiempo.

Muchas parejas incluso se dan cuenta después de separarse, qué si hubiesen esforzado más, quizás no se habrían separado y la relación seguiría funcionando, y otras por el contrario se dan cuenta, sus almas me refiero, a que la relación se hace demasiado dependiente y necesitan distanciarse para crecer espiritualmente. Hay que tener presente, que esas relaciones que no fructificaron, o rompieron, nos enseñan una valiosa lección, que nuestro compañero espiritual y nosotros, aunque estemos separados, nos volveremos a encontrar de nuevo sea dentro de dos vidas o la siguiente, al final nos reencontramos con más experiencia y por tanto con más garantías de poder disfrutar de la vida y avanzar en nuestros caminos, y todo gracias a la base que hemos adquirido de vidas anteriores.

El estar solo, no implica ser un solitario, todos hemos pasado por fases parecidas en otras vidas, todos nos tomamos respiros y dedicamos existencias a la reflexión y al análisis sin buscar o necesitar una pareja. Enamorarse por enamorarse es peor que vivir solo en algunas ocasiones, los sentidos nos dominan, la autocomplacencia se impone a nuestra lógica y muchas veces caemos en ese error. Pero como he mencionado anteriormente, de todo se aprende.

Por último, señalar que como he mencionado anteriormente, tengamos presente la gran escuela que representa nuestro planeta, de cómo nuestras almas han ido adaptándose a diversos roles sociales a lo largo de las épocas y experimentando siendo hombre y mujer, y en cómo les afectaba en su progreso evolutivo.

Espero hayan disfrutado de este texto y les y les haya servido para aclarar muchas cosas.

Para saber más: Michael Newton, “Destino de las Almas” y “Memorias del Alma”.

2018-03-22T17:22:50+00:00By |